De Unox a VeNetWork: continúa el apoyo a las empresas y al territorio

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Difundir la cultura de empresa y valorizar los recursos del territorio. Estos los puntos cardenales que han llevado a Enrico Franzolin, fundador en el 1990 de Unox, a canalizar su experiencia en VeNetWork, sociedad que desarrolla un importante papel de acelerador de las ideas empresariales en el territorio Véneto.

“Hasta los 36 años trabajé como manager para muchas empresas, luego ha prevalecido mi aspiración de realizar, en primera persona, algo que tenía en mi cabeza: un producto diferente, algo que, cuando me miraba alrededor todavía no existía.”

Las palabras de Enrico Franzolin describen el recorrido que lo llevó a fundar Unox en el 1990, cuando todavía no estaba de moda el término “startup” para definir a las realidades empresariales nacientes. Cuando se organizaban medios, capitales y trabajo y se  empezaba de lo pequeño, se éstas definían más sencillamente  “oficinistas.”

 Experiencias, recursos y conocimientos para activar el territorio

“Una de las cosas que más me gustan es rodearme de personas talentosas. Gente capaz de innovar, razonar de manera diferente, romper los esquemas, tener cada día un nuevo desafío.”

Enrico Franzolin ha querido incluir esta filosofía en la evolución de Unox y quiere sustentarla también por el desafío de VeNetWork. El encuentro con Alberto Baban, presidente de VeNetWork, ha echado las bases para esta nueva aventura. La visión compartida del “concepto abierto de empresariado” es el fil rouge detrás de la iniciativa.

 “Las ideas que nos unen son el concepto abierto de empresariado y las ganas de poner en marcha relaciones positivas. estoy convencido de que si una empresa funciona bien, es cierto mérito de la habilidad del empresario, pero también de todo lo que hay alrededor: el territorio con las oportunidades, las competencias y las relaciones que ofrecen.”

La empresa crece y está bien si refleja su progreso sobre la comunidad y (sobre) el territorio implicando entes públicos, privados, y ciudadanos. Cuando una empresa crea los presupuestos para realizar nuevas ideas y proyectos y estimula el nacimiento de puestos de trabajo, su aportación en el territorio se hace virtuosa y fundamental.

La empresa que le gusta a Enrico Franzolin es una empresa que aumenta las mismas competencias, amplía el propio mercado y se desarrolla implicando activamente a las personas, poniéndolas al centro de la misma obra.

Le idee imprenditoriali del territorio meritano di essere concretizzate.

Le idee imprenditoriali del territorio meritano di essere concretizzate.

VeNetWork: incentivo y apoyo a las ideas empresariales del Véneto

VeNetWork Spa es una sociedad anónima con capitales privados que suple de acelerador de oportunidades productivas y financieras. Reúne a 56 empresarios vénetos que administran en el complejo unas 200 empresas, dando ocupación a 4.000 dependientes que están presentes en más de 90 países en el mundo.

Enrico Franzolin tiene las ideas claras: El mundo está lleno de ideas, pero luego hace falta “descargarle en tierra”. Es decir permitir crecer a(?) aquel tejido conectivo hecho de instituciones, empresas, y personas que contribuye a hacer que una idea bonita, se convierta en algo importante y, sobre todo, concreto.”

El objetivo de VeNetWork es ayudar a las empresas a crecer promoviendo la cultura de empresa, financiando y facilitando el desarrollo de nuevas actividades manufactureras y de servicio que genere valor añadido. Un valor añadido de tipo económico, profesional y cultural que recaiga sobre el territorio de manera positiva estimulando la ocupación y la iniciativa de la comunidad.

El conjunto de múltiples competencias y experiencias es la joya de la corona de VeNetWork, que reúne a empresarios que trabajan desde hace años en los sectores más distintos, y ponen su precioso know-how al servicio de las nuevas realidades empresariales individuales de Véneto.