Salvatore Petrucci, Director General Unox Rusia, Países bálticos y CEI

petrucci

Nombre: Salvatore

Apellido: Petrucci

Ocupación: Director General Unox Rusia, Países bálticos y CEI

¿Quién es Salvatore fuera de la empresa?

Es realmente difícil para mí definir los límites entre vida laboral y privada. Mi historia personal y familiar está estrechamente ligada a la empresa, por lo tanto inevitablemente se termina siempre hablando de UNOX. Incluso las relaciones con los clientes están fuertemente personalizadas, con lo cual también las citas fuera del trabajo, se vuelven sobre el mismo tema. ¡Y de esto me siento orgulloso!

Me gusta la música, la lectura de ensayos y biografías, amo la naturaleza en todas sus formas y me encanta conocer a gente con usos y costumbres distintas.

¿Quién es Salvatore en el interior de la empresa?

Mis esfuerzos y mi credo son: poner a la empresa y a las personas, ya sean colaboradores o clientes, en las condiciones de poder liberar su propio potencial con el objetivo de llevar al máximo su propio rendimiento al servicio de la misión encomendada.

¿Qué representa UNOX para Salvatore en el presente?

Para mí UNOX representa pasión, competencia, determinación y estímulo continuo. Pero tiene muchos otros valores, como la orientación a alcanzar resultados, la coherencia y la inflexibilidad en trasmitir sus propias creencias, la transparencia y la organización.

¿Un valor importante de UNOX?

En UNOX nunca se deja de aprender. Pero el valor más importante es la ética aplicada al mundo de los negocios.

¿Perspectivas/ideas/inspiraciones futuras por vivir en UNOX?

Espero incitar a mi pequeño pero valiente equipo, motivarlo y convertirlo en un equipo ganador, porque yo soy el ejemplo de que los sueños se hacen realidad si se está comprometido con lo que se hace y si se transmite a las personas que creen en él.

Un elemento a veces infravalorado, porque considerado incompatible con un planteamiento serio y riguroso, es saber cómo introducir un poco de diversión y de pasión que ayuda a construir un buen equipo y favorece el desarrollo del sentido de inclusión y participación aumentando también el compromiso de las personas hacia el trabajo.

En general, veo una empresa que se transforma y se afina de manera continua, lo que me lleva a repetirme ahora más que nunca mi refrán: ¡prohibido equivocarse!